CARLOS MORO,
LAS RAÍCES DE UN SUEÑO

Grupo Matarromera es hoy una de las grandes firmas del panorama vitivinícola y empresarial nacional e internacional, gracias a la enorme calidad que atesoran sus vinos, aceites de oliva, vinos sin alcohol, cosméticos de alta gama y aguardientes, pero también por el brillante modelo empresarial que ha implantado gracias a la diversificación de sus líneas de negocio, y a la internacionalización estratégica de la compañía.

Durante varios meses el periodista y escritor Enrique Beotas, junto con el también escritor Sergio Casquet han venido trabajando en la redacción y edición de un libro que versa sobre la figura de Carlos Moro, presidente y fundador del Grupo Matarromera. La compañía, presente hoy en más de 80 países de todo el mundo, surgió hace 25 años en pleno corazón de la Ribera del Duero gracias al empuje y tesón de D. Carlos Moro, quien continúa manteniendo su enorme vínculo con su tierra y su empresa, y quien es protagonista del citado libro.

“Carlos Moro, las raíces de un sueño” traza, a lo largo de 272 páginas, un perfil personal y humano sobre la figura del fundador de la compañía, realizando un breve recorrido por su vida, su trayectoria empresarial y familiar, sus lazos y sus pensamientos sobre cultura, sociedad, economía, empresa, y por supuesto, vino.

Una obra, cuyos beneficios irán destinados a la organización Cáritas, reúne en forma de diccionario testimonios exclusivos del propio Carlos Moro a Enrique Beotas y Sergio Casquet realizados a lo largo de 48 horas de conversación repartidas a su vez en 16 entrevistas celebradas en los años 2011 y 2012 en Madrid, Valbuena de Duero y Valladolid.

Se trata de una edición numerada y limitada, de 1500 ejemplares en español y otros 1000 en inglés, cuyos beneficios irán destinados a la organización Caritas. Cuenta entre sus prologuistas con firmas de primer nivel, como el Presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, quien destaca que “Carlos Moro es uno de nuestros mejores. Una de esas personas que no dudan en aportar su esfuerzo personal y su iniciativa para hacernos progresar. Que son capaces de impulsar cosas nuevas para enriquecer nuestra sociedad y, con ello, beneficiarnos todos. Nuestra sociedad será más rica y afortunada si cuenta con más emprendedores como Carlos Moro. Con su calidad humana, su compromiso personal, su capacidad de trabajo y su voluntad de innovación. Necesitamos más personas así, porque son ejemplo de compromiso, de identidad, de orgullo y de prestigio para Castilla y León”.

Otro de los prologuistas, el presidente de Iberdrola Ignacio Sánchez Galán define a Carlos Moro como “dueño de una visión de la estrategia y la gestión empresarial fuera de lo común. Ha impulsado el crecimiento ininterrumpido de Grupo Matarromera hasta convertirlo en una referencia nacional e internacional gracias a una apuesta decidida por la calidad, la diversificación de productos, la internacionalización y la innovación”.

En cuanto a los epiloguistas, destaca la figura del seleccionador nacional de fútbol, Vicente del Bosque, quien subraya en el libro que “hablamos de una persona de valores, de ésas que están dispuestas a devolverle a la sociedad parte de lo que ésta les ha dado, de una persona luchadora y sacrificada, que detrás de su éxito con una de las mejores bodegas de nuestro país, esconde a un hombre dispuesto a intentar que la humanidad mejore”.

También escribe José Peñín, autor de la prestigiosa guía que lleva su nombre, quien señala que “Si Carlos Moro se jubilara en este instante, todos sabríamos cuál sería su debilidad sin fecha de caducidad: la filantropía, un innegable “negocio” sentimental”.

Por último, el sumiller Custodio L. Zamarra subraya su “capacidad de trabajo, esfuerzo, constancia, y lucha diaria para prestigiar los vinos de una Tierra, representando a cuatro denominaciones de origen”.